Se que de todas mis drogas, sos mi p r e f e r i d a ...!

Jamás creí en nada, me reí de las princesas, de los sapos,
de las hadas, de la nada tan inmensa.
de esas falsas de amistades, de millones de mitades.
De personas que pasaron por mi vida, y parecían ser reales.
No son agallas si no yagas en el alma, cicatrices que se abren cuando piensas que se calma.
La vida en mis muñecas, dibuja mi evasión.
Por cada corte que me hago, en ellas pierdo la razón.



No hay comentarios:

Publicar un comentario